¿Qué es un inversionista ángel?

Emprendedores/empresarios exitosos, que además de aportar soporte financiero, proveen experiencia de negocios y redes de contacto a la nueva empresa en que invierten, lo que se conoce como Capital Inteligente.

Típicamente tienen un rango de edad entre los 40 y 60 años, con estudios de postgrado y experiencia en la gestión de empresas, y en su creación o crecimiento.

Poseen un patrimonio líquido disponible para invertir igual o superior a US$ 100.000.

Comúnmente invierten entre US$ 25.000 y US$ 200.000 por proyecto, en etapas tempranas de desarrollo de las empresas.

Desean mantenerse involucrados en el proyecto sin tomar un rol en la gestión.

Sienten aprecio por el rol de los emprendedores y están interesados en apoyar su gestión.

Tienen interés fundamental en la capacidad del emprendedor.

Invierten en proyectos que les permitan ejercer un rol activo y monitorear las inversiones.

Buscan empresas de alto potencial de crecimiento, que con apoyo en la gestión y la información necesaria de mercados relacionados, permitan multiplicar el valor de la empresa.

Aunque esperan retornos de un 40% o más anual sobre el monto invertido, sus principales métricas de evaluación son el momento para llegar al punto de equilibrio, el tiempo de salida de la inversión y el múltiplo por el cual su inversión se multiplica.

Dedican tiempo a temas de emprendimiento en áreas como el mejoramiento del modelo de negocio y la negociación. Adicionalmente están interesados en materializar inversiones.

Su aporte resulta clave para que una empresa logre pasar el llamado “valle de la muerte”, en términos de financiamiento y experiencia. Aún así esta instancia de inversionistas ángeles por su tamaño relativo, sigue siendo todavía el eslabón más débil del sistema de emprendimiento.

Ayudan al crecimiento de la economía y la creación de más empleo calificado. Son la principal fuente de financiamiento de nuevas empresas para emprendedores en etapas tempranas.