“Rebaja a la Tasa Máxima Convencional ayudará a la clase media y a las Pymes”

Desde que el Presidente Piñera junto con el ministro de la cartera de Economía, Pablo Longueria, anunciaron el envío de un proyecto para reducir la Tasa Máxima Convencional (TMC), numerosas voces se alzaron para pronunciarse acerca de la medida; algunas, como las de la banca, claramente preocupadas ante una eventual desbancarización. Otras en cambio, más optimistas y con la sensación de que era algo que se debería haber hecho hace ya bastante tiempo.
El diputado Frank Sauerbaum señala que la propuesta que será presentada ante el Congreso por el Ejecutivo, pretende reducir a un 35% la TMC en el segmento de montos hasta 200 UF y sobre 90 días, que es donde ésta alcanza un valor de hasta el 50%. “Similar propuesta hicimos como bancada de Renovación Nacional, aunque nosotros sólo planteamos la reducción de hasta un 40% para evitar que se aumentara el riesgo de los clientes, esto, en consideración con la realidad del crédito en nuestro país”, comentó el parlamentario del Distrito 42.
En opinión de Sauerbaum, la industria bancaria -a diferencia del retail- sólo cubre las necesidades de crédito de un 20% de la población, y se orienta exclusivamente a aquellos sectores con una muy buena capacidad de pago, mayores ingresos, estabilidad del empleo, pero no asume riesgos de ninguna especie con los segmentos populares. Quienes se ocupan de esta tarea, son los retailers más pequeños, vinculados a personas naturales y que tienen carácter de sociedades anónimas cerradas que no hacen oferta pública de valores.
“En consecuencia, las millonarias utilidades bancarias no pueden tratarse de la misma forma que los márgenes más escasos del retail menor, ya que resulta difícil para este último otorgar créditos, si no se pueden recuperar los gastos asociados a su colocación, puesto que a diferencia de la banca, estos gastos no se absorben con los intereses que el crédito genera. A lo anterior, se agrega el hecho conocido que el factor riesgo de cliente difiere entre el retail y el sector bancario en un 10%, por lo tanto darle el mismo tratamiento sería un error. Se debe avanzar entonces, en una legislación para promover la competencia, el acceso y la movilidad del cliente y evitar la concentración que lleva a un aumento arbitrario de tasas.”
Consultado acerca de qué ocurre con otros operadores del mercado del crédito, el diputado confirmó que cuando la discusión sobre el proyecto de ley comience a gestarse, solicitarán expresamente que se incluyan las tasas corrientes de todas las empresas de crédito masivo, como cajas de compensación, retail, compañías de seguro, etc; con el objetivo de hacerlas cada vez más justas para los ciudadanos.
Finalmente, Sauerbaum hizo referencia a la experiencia de otros países y dijo que -a modo de muestra- en Estados Unidos las tasas de interés son inferiores al 20%, en Perú menos del 40%, en cambio en Chile es de un 50% y cuando hay crisis supera el 70%. “Por lo que cambiarla, ayudará a la clase media y las Pymes, que son siempre los más afectados cuando se cometen este tipo de abusos. El acceso al crédito debe ser un factor de desarrollo, no una condena de por vida, y ese será nuestro norte.”